Música porteña a Ibercamera

Programa

BARBER, Adagio para cuerdas
PIAZZOLLA, Las cuatro estaciones porteñas
BACH, Concierto para violín, en la menor, BWV 1041
CHAIKOVSKY, Serenata para cuerdas, en do mayor, op. 48

 

Intérpretes
Eric Silberger
Orquesta de Cámara de Múnich

 

Lunes 4 de febrero de 2019 | 20.30 H | Palau de la Música

 

  • EL GRAN ASTOR: DE GARDEL A NADIA BOULANGER
    En 1934, el cantante, compositor y actor de cine Carlos Gardel, llegaba a la ciudad de Nueva York para filmar la película El día que me quieras, que interpretaba junto con la actriz española Rosita Moreno. Gardel compartió alguna de las escenas con un joven Astor Piazzolla de tan sólo 13 años, que en ese momento vivía en la ciudad de los rascacielos con su familia y empezaba a estudiar el bandoneón. Al escucharlo tocar, Gardel le dijo: “Serás grande pibe, pero tocás el tango como un gallego”. 20 años más tarde, Astor Piazzolla, conocido universalmente por su aproximación clásica al tango, fue curiosamente encaminado hacia esta música popular argentina por mademoiselle Nadia Boulanger, una de las profesoras de música más influyente del siglo XX. Discípula de Fauré, Ravel e íntima amiga de Stravinsky, Boulanger también fue maestra de otros célebres compositores como Leonard Bernstein, Aaron Copland o Yehundi Menuhin. La francesa creía que la educación consistía en ayudar a las personas a ser ellas mismas con disciplina, intuición y amor. Al igual que todos los músicos que querían estudiar con ella, Piazzolla también tuvo que pasar un pequeño examen que consistía en mostrar a la profesora sus composiciones; revisando los manuscritos, Boulanger detectó que a Piazzolla le faltaba alguna cosa que lo caracterizase. Hablando sobre la música típica de Argentina, su origen y significado, el compositor interpretó Triunfal al piano, por petición de Boulanger. Embelesada le dijo: “No abandone nunca esto. Esta es su música. Aquí es donde se encuentra el verdadero Piazzolla”. Estas dos anécdotas enmarcan y explican la trayectoria musical de Piazzolla: venerado por los argentinos gracias a su reconocimiento mundial como compositor clásico y admirado en todo el mundo por sus raíces musicales porteñas.
     
  • LAS CUATRO ESTACIONES PORTEÑAS
    Las Cuatro Estaciones Porteñas son consideradas las composiciones fundamentales en la obra de Astor Piazzolla. A través de esta obra, el compositor tenía la intención de plasmar el latido del ciudadano porteño (que hace referencia al gentilicio de Buenos Aires) y reflejar su pasión por el bandoneón y el género popular, en conjugación con la formación de armonía y escritura clásica que aprendió de su maestra, Nadia Boulanger. Verano (1964), Otoño (1969), Primavera e Invierno Porteño (1970) fueron escritas por separado; originalmente, Piazzolla las escribió para un quinteto formado por un bandoneón, un violín, un piano, una guitarra eléctrica y un contrabajo. Más tarde, entre 1996 y 1998, el compositor ruso Leonid Desyatnikov planteó una nueva disposición de las obras originales con la que creó un vínculo más evidente entre Vivaldi i Piazzolla, estructurando cada obra en tres secciones y reescribiendo la parte del violín solista y de la orquesta de cuerdas.
  • SILBERGER, UN VIRTUSOSO AMADRINADO POR LOS GRANDES
    Discípulo de grandes violinistas como Glenn Dicterow, Itzhak Perlman, Pinchas Zukerman, Robert Mann o Dorothy Delay, el virtuoso Eric Silberger vuelve a la Temporada para deleitarnos con un repertorio muy contrastado. Recomendado por el director de orquesta Lorin Maazel y el violinista Pinchas Zukerman, en 2015, Silberger debutó en Ibercamera ofreciendo una brillantísima versión del Concierto para violín, en re mayor, op. 77 de Brahms, acompañado por la Orquesta Sinfónica de Berlín y Dimitri Kitajenko. Después de haber inaugurado la 34a Temporada dónde interpretó la Partita núm. 2, en re menor de Johann Sebastian Bach, aclamada tanto por el público como por la crítica, en esta ocasión, el violinista vuelve a nuestra ciudad con un repertorio exigente y contrastado: el Concierto para violín, en la menor, BWV 1041 de Bach i Las Cuatro Estaciones Porteñas de Piazzolla, obra tan inusual como atractiva.
     
  • MÚNICH: LA ORQUESTA DE CÁMARA CON MÁS ABONADOS DE EUROPA
    Fundada en 1950, la Orquesta de Cámara de Múnich es considerada una de las mejores formaciones de cámara de Europa. Con más de 65 años de experiencia y una reconocida trayectoria, la orquesta posee una gran variedad estilística, que le permite pasar de interpretar obras barrocas y clásicas a obras contemporáneas. La formación presenta alrededor de sesenta conciertos en las principales sales y auditorios de todo el mundo; también cuenta con celebres directores a los que invita, así como numerosos y prestigiosos solistas internacionales. La Orquesta de Cámara de Múnich es una habitual a la Temporada; anteriormente ha ofrecido grandes interpretaciones de Beethoven y Mendelssohn. Esta es la cuarta aparición que hace en Ibercamera.